img_2347

El 21 de noviembre de 1960 los primeros seminaristas llegaron al «nuevo» Seminario, que todavía estaba en construcción. En total, 90 jóvenes estudiantes de Latín y Humanidades inauguraron el edificio. En aquella fecha se celebraría la primera misa en el edificio, haciendo la primera reserva en el sagrario. Por esto, el pasado martes los seminaristas celebraron el aniversario con más de veinticuatro horas de oración ante el Santísimo.

La celebración comenzó el lunes, con turnos de oración ante el Santísimo de cada uno de los seminaristas y formadores, así como de las religiosas Franciscanas del Buen Consejo. El martes, acompañados por un numeroso grupo de fieles, todos los seminaristas rezaron juntos las vísperas, con el Santísimo expuesto. Después, el rector, Manuel Pérez Tendero, presidió la eucaristía.

En la homilía, el rector recordó la fiesta que se celebraba ese día: la presentación de la Virgen. «María, –dijo–, para decir el sí en Nazaret, tuvo que prepararse: para el sí y para la misión». Desde este dato de la vida de María, habló a los seminaristas sobre la necesaria preparación y ensayo en el Seminario, dando pasos hasta el sacerdocio. En la misma línea, definió al Seminario como «un lugar de ensayo para una libertad plena, para una entrega como la de María». La eucaristía, afirmó Pérez Tendero, es «el proyecto educativo del Seminario, y nuestro modelo educativo es María».

Tras la misa se celebró una procesión con el Santísimo por el claustro del Seminario, subrayando aún más la razón eucarística del día, que conmemora la primera eucaristía en el edificio, el momento en el que el Señor resucitado empezó a ser «el habitante más antiguo y más digno de nuestro Seminario», en palabras del rector.

El Día del Reservado

La celebración de la entrada del Santísimo en el Seminario se conoce como Día del Reservado, una tradición de la hermandad de sacerdotes operarios diocesanos, impulsada por su fundador, el beato Manuel Domingo y Sol, cuya hermandad sacerdotal dirigió en su día nuestro Seminario. Aunque la entrada del Santísimo en el «nuevo» Seminario, como se conoció en la época, se produjo ya sin los operarios al frente de la institución, se ha querido recuperar la tradición de celebrar este día, fijándose la fecha el 21 de noviembre de 1960, jornada en la que casi cien jóvenes comenzaron el curso en el nuevo edificio.

img_2539

img_2426

img_2931