La solemnidad de santo Tomás de Villanueva, patrono de la diócesis de Ciudad Real, se celebró el pasado 10 de octubre con la eucaristía que presidió el obispo, monseñor Gerardo Melgar, acompañado de la mayor parte del presbiterio.

Antes del comienzo de la misa, tal y como se hizo el pasado año, hubo una procesión por las calles aledañas de la Catedral. La imagen de santo Tomás fue portada por los seminaristas y sacerdotes, con un paso cedido por la Hermandad del Ecce Homo y montado por la Hermandad del Ave María (Dolorosa de la Catedral), que aportó los candelabros.

Después de la misa, la jornada continuó con la convivencia sacerdotal en el Seminario Diocesano.