COMIENZO DEL NUEVO CURSO EN EL SEMINARIO MAYOR.

by seminariocr

Ya dejamos atrás la estación estival y comenzamos con ilusión el nuevo curso 2016-2017, aunque la formación para el sacerdocio no se ha interrumpido durante el verano. Más bien el verano es un tiempo en el que el seminarista, lejos de la disciplina del seminario, sin el estímulo del grupo ni de los horarios, tiene que ejercitar su libertad para crecer en todas las virtudes humanas y cristianas, morales (prudencia, justicia, fortaleza, templanza) y teologales (fe, esperanza y caridad). Porque antes que seminaristas somos cristianos, y como tales, queremos amar cada día más a Jesús y a María.

Leer más

Fundamentación

by seminariocr

Es el inicio del Seminario Mayor, un año dedicado por entero al discernimiento vocacional y a asegurar cimientos sólidos para la formación sacerdotal.

Es un año no académico, y aunque sí se recibe amplia formación y se realizan amplias y variadas lecturas, el acento no se sitúa en el estudio. Podemos identificar los siguientes pilares de la formación:

1. Oración.

El ritmo del día queda estructurado por la liturgia de las horas, cuyo centro es la celebración de la Eucaristía. También hay tiempo para la oración personal tranquila y sosegada.

2. Discernimiento.

 

La serenidad y recogimiento crean el ambiente adecuado para percibir con más claridad la llamada del Señor y responder libre y confiadamente. La actividad central es la lección y correspondiente meditación  personal en clave autobiográfica del Evangelio sobre todo, para contrastar y objetivar la experiencia de fe y la vivencia vocacional. El diálogo permanente con el formador, las clases de espiritualidad centradas en el discernimiento espiritual y programa de vida abren y completan el horizonte personal.

3. Formación y valores.

 

Un año para afianzar la estructuración de la personalidad, superando las tensiones propias de la adolescencia en un clima de serenidad y acogida fraternal con los compañeros. Hay numerosas actividades orientadas a conseguir, por una parte, unmejor conocimiento y aceptación de sí mismo, y por otra, a estimular una sensibilidad para percibir y disfrutar la belleza de la tradición cristiana y del camino sacerdotal.

4. Compromisos de caridad.

El servicio caritativo es otro de los pilares de la formación de Fundamentación. Distintas iniciativas se realizan. La principal, la colaboración en una Residencia de Ancianos, donde tienen ocasión de atender a los mayores y aprender de la experiencia de las Religiosa Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Otras experiencias de atención a enfermos o a marginados también están presentes.