Por el Día del Seminario que celebramos este 8 de diciembre entrevistamos a Borja Moreno del Campo, seminarista de 24 años, natural de Ciudad Real. Entró al Seminario en 2014 y este es su último curso.

El lema del Día del Seminario es Pastores misioneros…

Pastores porque es a lo que el Señor nos llama, a ir guiando «al rebaño» hacia Cristo. Hemos de ir también en medio, pues nosotros somos principalmente discípulos del Señor, antes que sacerdotes somos cristianos. Por último, también hemos de ir detrás, animando y alentando, y aquí se explica lo de misioneros. Preocuparnos por aquellos alejados de Dios o que no lo conocen es nuestra principal tarea.

Solemos pedir que se rece por el Seminario, por los seminaristas, pero ¿cómo os ayuda?

Se nota muchísimo la oración, pues es el Señor el que nos sostiene. ¡Cómo seríamos si no rezarais por nosotros! Es el mejor regalo que nos podemos hacer, por eso también nosotros rezamos por toda nuestra Diócesis.

¿Cómo invitarías a que otros se planteen la vocación sacerdotal?

Plantearse la vocación es buscar la felicidad, es preguntarse qué quiere el Señor de mí y responderle es lo que de verdad te hace feliz. Por experiencia digo que darle todo al Señor, al igual que Él nos lo da todo, es lo más grande del mundo. Como decía nuestro obispo don Antonio, la mayor alegría es «no tener nada propio y ser de todos siempre».

Esta entrevista se publicó en Con Vosotros, el 6 de diciembre de 2020.